Caimán Llanero

El caimán llanero es un auténtico cocodrilo que vive en la región de Los Llanos del Orinoco, compartidas por Colombia y Venezuela. Esta especie fue muy abundante hasta la primera mitad del siglo pasado, cuando fue víctima de un intenso periodo de cacería comercial que diezmó sus poblaciones. El objetivo era su valiosa piel, que se vendía en Europa, Estados Unidos y Japón. Se estima que antes de ser objeto de la caza sus efectivos superaban los tres millones de ejemplares. Sin embargo hoy no sobreviven más de 2.000, la mayor parte de ellos en Venezuela, ya en Colombia su número no supera los 300 ejemplares. Estas críticas cifras lo sitúan como una de las 12 especies en mayor peligro de extinción en el mundo.

A pesar de que ya no es un objetivo de los cazadores, sus poblaciones no se han recuperado de manera natural, quizá debido al saqueo de los nidos, la caza ocasional y la competencia con la babilla (Caiman crocodilus), que ha ocupado sus hábitats.

Debido a ello la Fundación Palmarito se sumó en el año 2011 al Programa Nacional para la conservación del caimán llanero. Vigente desde 1998, en el que también están comprometidas instituciones como el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Parques Nacionales, el Instituto Humboldt, La Universidad Nacional, Corporinoquia, Cormacarena y la Gobernación de Casanare.

Este proyecto tiene dos fases, por un lado impulsar la cría en cautividad de la especie para la reintroducción de ejemplares en el medio natural. Para ello la Fundación Palmarito firmó en 2011 un contrato de comodato con la gobernación de Casanare, mediante el cual la primera se hizo cargo de la administración del Parque Wisirare (Orocué, Casanare) donde custodia un pie de cría compuesto de siete hembras y dos machos adultos. Este contrato de comodato se renovó en 2015 por un nuevo periodo de cinco años.

Una vez recibido Wisirare, la Fundación Palmarito, con el inestimable apoyo del grupo GHL, se puso a la tarea de excavar un pozo profundo para suministrar agua a los caimanes adultos, adecuar las playas de arena donde las hembras cautivas ponen sus huevos,  la incubadora para el desarrollo de los embriones y los encierros para el levante de los neonatos.

Actualmente se desarrollan en las instalaciones de Wisirare unos 340 caimanes juveniles y se esperan nuevos nacimientos para el mes de abril de cada año.

Estas crías provienen de las hembras cautivas que se custodian en Wisirare, pero también de un proyecto piloto de rescate de huevos y neonatos silvestres en los ríos de Arauca, donde sobrevive la mayor población de esta especie en libertad en Colombia. En colaboración con Corporinoquia y con la ayuda de los pobladores locales, en 2015 se rescataron 150 huevos que se trasladaron a las instalaciones de Wisirare, donde nacieron 84 caimanes. Esta actividad se realiza por primera vez en Colombia y está prevista en el Programa Nacional de Conservación del Caimán Llanero, vigente desde 1998. En 2016, nos aliamos con Faustino Mojica, un llanero que lleva 20 años cuidando por su cuenta los caimanes en el río Cravo Norte, para rescatar 159 caimanes neonatos en dicho río, los cuales se custodian actualmente en Wisirare. Para más información ver aquí

http://www.semana.com/nacion/galeria/estrategia-para-duplicar-caimanes-en-los-llanos/478147.

El objetivo es continuar con el rescate de caimanes año tras año, ya que las posibilidades de supervivencia de los huevos o los caimanes recién nacidos en libertad son mínimas, pero si se crían en cautividad y se reintroducen con un tamaño de al menos 80 cm sus posibilidades de sobrevivir se incrementan sustancialmente.

La segunda fase del proyecto tiene que ver con la reintroducción de los caimanes que se crían en Wisirare. El 26 de mayo de 2015 se realizó, también por primera vez en Colombia, una reintroducción de 22 caimanes criados en cautividad. El sitio seleccionado fue la laguna Caimán, ubicada en el Parque Nacional El Tuparro (Vichada). La laguna cumple con todas las características ambientales y sociales para la supervivencia de los caimanes reintroducidos, ya que la intervención humana es mínima y el ecosistema está muy bien conservado, como lo demuestra la presencia de especies bioindicadoras como el jaguar, la danta, el paujil o el perro de agua.

Al evento de liberación asistieron, entre otros, el Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Dr. Gabriel Vallejo; la Directora de Parques Nacionales, Dra. Julia Miranda; la directora de Corporinoquia, Dra. Martha Plazas; el director de la Unidad de Gestión Ambiental de Ecopetrol, Dr. Jorge Alberto Rodríguez; el director de WCS, Padu Franco; el Comandante de la Base de Marandúa, Coronel Federico García; el director de Conservación Internacional, Dr. Fabio Arjona; el Presidente de la Fundación Palmarito y del Grupo GHL,  Dr. Jorge Londoño; el Director de la Fundación Palmarito, Dr. Alejandro Olaya y periodistas de Caracol, El Tiempo y El Espectador. Todos ellos aterrizaron en la base de Marandúa, y en vehículos de la base se desplazaron hasta el puerto ubicado en el río Tomo. Desde allí navegaron unos 28 km por el río Tomo hasta arribar a la laguna Caimán.

Esta iniciativa fue liderada por Parques Naturales Nacionales de Colombia y la Fundación Palmarito Casanare, financiada por el Ecopetrol, Wildlife Conservation Society, Grupo GHL y Conconcreto y apoyada por la Gobernación de Casanare, Corporinoquia, Instituto Humboldt y Fondo Patrimonio Natural. Los principales medios de información de Colombia cubrieron el evento. Aquí les dejamos algunos enlaces:

http://www.noticiascaracol.com/colombia/al-rescate-del-imponente-pero-perseguido-caiman-llanero

http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/el-rescate-del-caiman-llanero-articulo-563080

http://www.eltiempo.com/estilo-de-vida/ciencia/liberan-caimanes-llaneros/15835937

Como complemento a estas tareas, la Fundación Palmarito está desarrollando todo un programa de sensibilización en la zona de influencia de la liberación, con estudiantes, profesores, pescadores, prestadores de servicios ecoturísticos y población en general. Durante estas charlas los beneficiarios reciben información sobre la Biología del caimán y el programa de conservación que se está llevando a cabo en El Tuparro.

De los 22 caimanes reintroducidos, 12 de ellos están equipados con radio emisores que permitirán establecer el éxito de la reintroducción. Este seguimiento se hará por un periodo de un año.

Las reintroducciones continuaron en diciembre de 2015 en la Reserva Natural La Aurora (Paz de Ariporo, Casanare), donde se liberaron 12 caimanes en la laguna del Hato, actividad financiada por Corporinoquia. La última reintroducción tuvo lugar, de nuevo, en el Parque Nacional El Tuparro. 20 caimanes equipados con radio-emisores fueron liberados en la Laguna Caimán y actualmente se realiza su monitoreo. Esta actividad se enmarca en el Proyecto Vida Silvestre, financiado por Ecopetrol y WCS-Colombia.

Este proyecto constituye una extraordinaria noticia para la conservación del caimán, especie emblemática de la fauna colombiana, y un poco de esperanza para la recuperación de esta especie en su hábitat natural.