Red de Reservas Naturales de la Orinoquia

Reseña del proyecto

La conservación en tierras privadas constituye una actividad en auge y que complementa el trabajo realizado por las entidades públicas. A partir del decreto 1996 del año 1999, el gobierno colombiano reconoce los esfuerzos de la iniciativa privada en pro de la conservación de los ecosistemas, y para ello crea la figura de Reserva Natural de la Sociedad Civil (RNSC) como la parte o un todo de un inmueble privado que conserve una muestra de un ecosistema natural y sea manejado bajo los principios de sustentabilidad en el uso de los recursos naturales. El registro de una RNSC es un proceso voluntario, que se realiza a solicitud del propietario ante Parques Naturales Nacionales de Colombia.

La Fundación Palmarito impulsa esta iniciativa, que cobra especial relevancia en ecosistemas como los de sabana inundable, presentes en las tierras bajas de Casanare y Arauca, ya que no se encuentran representados dentro del Sistema Nacional de Áreas Protegidas. Además, en esta región se presenta un ejemplo único entre conservación y desarrollo, ya que la ganadería extensiva, combinada con el ecoturismo, permite la conservación de estos ecosistemas de una manera más que aceptable.

Alcances

Desde el momento de su nacimiento, la Fundación Palmarito inicia una campaña para difundir las bondades de esta figura entre vecinos y otros propietarios de predios en la región de Los Llanos. Entre otros aspectos, las RNSC permiten una defensa efectiva de la integridad de los predios ante las actividades de exploración y perforación petroleras, tan comunes en la región de Los Llanos y el ejemplo de Palmarito convenció a varios propietarios a registrar sus predios en Casanare como RNSC. El resultado de estas gestiones permitió que se registraran otros tres predios de indudable valor ecológico y donde habitan, entre otros, jaguares (Panthera onca), pumas (Puma concolor) y nutrias gigantes (Pteronura brasiliensis). El área protegida ascendió a más de 34.000 hectáreas de bosques y sabanas naturales dentro del ecosistema de sabana inundable, cuya importancia es aún mayor si se tiene en cuenta este ecosistema no está representado dentro del Sistema Nacional de Parques Nacionales.

En 2012 la Fundación Palmarito apoyó la creación de la RNSC Santana, ubicada en Casanare, y de una extensión de unas 17.000 hectáreas. En ese mismo año la Fundación Palmarito se registró ante Parque Nacionales como Organización Articuladora de Reservan Naturales de la Sociedad Civil. Este registro permite a Palmarito actuar en nombre de otras RNSC, ayudar a los propietarios a registrar sus predios como RNSC y a establecer redes que integren a las RNSC. De este modo la Fundación Palmarito ha constituido la Red de Reservas Privadas de la Orinoquia, donde se integran aquellas reservas sobre las que Palmarito ha tenido alguna incidencia.

Durante los años 2013 y 2014 la Fundación Palmarito ejecutó un proyecto auspiciado por el Fondo Acción para el registro de otras 10 RNSC, seis en Vichada y cuatro en Casanare, que en total encierran algo más de 8673 hectáreas de sabana inundable (Casanare) y Altillanura (Vichada). Para cada una de estas 10 reservas se realizó una caracterización biológica, que ha permitido conocer parte de la biodiversidad que albergan y el plan de manejo que orienta las acciones tendientes a garantizar la conservación de la estructura y funcionalidad de los ecosistemas que se protegen. Las reservas quedaron inscritas ante Parques Nacionales a finales de 2014 y son las siguientes: Rancho Paravare, La Reforma, Corocito y Los Musos en Casanare y Santana, Cachicamo, El Gavilán, La Campana, El Pañuelo y La Ventana en Vichada.

En resumen la Fundación Palmarito ha promovido o está promoviendo en apenas 7 años el registro ante Parques Nacionales de unas 62.673 hectáreas como RNSC, algo que no tiene precedentes en el país.

Estos resultados reafirman nuestro convencimiento de la importancia de la sociedad civil en la conservación de nuestros ecosistemas y estamos decididos a continuar con esta tarea que beneficia no solo a los propietarios privados, sino a toda Colombia.